jueves, 1 de junio de 2017

POR CAJONES


El cajón de los calcetines, el cajón de las corbatas, el cajón de las facturas….Así es cómo clasificamos y guardamos nuestras cosas. Y es muy importante que cada cosa esté en su sitio, más de lo que pensamos. De hecho, una clasificación errónea solo causa confusión y frustración.

Y ojalá solo pasara con cosas, pero también pasa con personas, ahí es donde se complica el tema.

Por ejemplo, conocemos a alguien que nos encanta, tenemos un flechazo y lo guardamos en el cajón de “el amor de mi vida”. Con el tiempo vemos que nos hemos equivocado, pero nos negamos a cambiarlo de cajón. A veces incluso lo cerramos con llave. ¡Como si eso salvaguardara nuestra decisión!

También nos pasa con amigos. El cajón de “mejores amigos” no puede estar muy lleno, pero a veces insistimos con alguien que no merece estar en ese cajón: alguien que nos decepciona una y otra vez, que hiere nuestros sentimientos y al que seguimos dando oportunidades. Alguien así debería estar en el cajón de “conocidos”, que ahí cabe más gente.

El cajón de la familia merece mención aparte. Es uno de los más preciados para nosotros. La familia es, o debería ser, ese entorno que nos quiere, nos cuida y nos protege. Y no siempre es así. Por suerte, hay amigos que desempeñan esa función.

En los tres casos, solo hay una solución: aceptar que nos hemos equivocado y cambiarlos de cajón. Sin dramas. La mayoría de nuestras tristezas vienen por esos desajustes. En lugar de reordenar los cajones, los vemos como algo inamovible, nos aferramos a esa clasificación porque es LA NUESTRA, porque la hemos respetado durante años, porque no queremos alterar el orden establecido…..

Si hay algo que nos enseña la vida, es que nada es para siempre. Así que deberíamos revisar nuestros cajones de vez en cuando, sacar de aquí para meter allí y entender que cualquier cambio es reversible. Que la vida es cambiante y nosotros también, así que aceptemos el cambio y evolucionemos con él.

Y si no queréis hacerlo porque lo digo yo, hacedlo por cajones.



2 comentarios: