domingo, 14 de noviembre de 2021

ODA A LA DELGADEZ

 Pantalones skinny fit, geles quemagrasas, la falda que más estiliza, el sustitutivo de comida más saciante del mercado, el truco de las celebs para comer sin engordar, ….podría continuar y llenar páginas y páginas con frases similares que aparecen a todas horas en todas partes en la tv, en las revistas de moda y en la publicidad en general.

Curiosamente, estos mensajes se dirigen solo a las mujeres, que, al parecer, queremos estar delgadas a cualquier precio. Nuestra máxima aspiración en la vida, como mujeres, es ser delgadas. Y si no podemos serlo, al menos debemos parecerlo. O eso creen los publicitarios que crean esos mensajes. La verdad, tengo cosas más importantes en las que pensar, como qué color de uñas me voy a poner en navidad o si se seguirán llevando los vestidos de lentejuelas en fin de año. 

Y, claro, ese bombardeo incesante hace más mella que la comida basura, que es de lo que se trata. Cada vez hay más gente que asocia ser guapa con estar delgada y oigo a menudo “Está muy guapa, ahora que ha adelgazado”, aunque se le haya quedado el cutis como una pasa de tanto adelgazar. A ver, señoras y señores, me parece una obviedad, pero lo voy a poner por escrito por si acaso: la belleza no tiene nada que ver con la delgadez. Y estar delgada no es sinónimo de ser guapa, ni sexy, ni de  estar sana.

Dietas detox por aquí, ayunos intermitentes por allá, contadores de calorías, alimentos light, centros de adelgazamiento, todo siempre con el mismo objetivo: perder peso.

Y no queda ahí la cosa, no. Lo peor es que se ha convertido en tema de conversación: por ejemplo, en el gimnasio, hablando con una amiga el otro día, le dije que había quedado para ir a cenar a una pizzería con un amigo. Su respuesta fue “¿¿¿pizza para cenar???” con una cara parecida a la que le habría puesto yo a alguien que me dice que cena piedras. Y continuó con el sermón de que los carbohidratos por la noche, bla bla. Madre mía, qué pesadez. Y no me refiero a los carbohidratos.

Por cierto, yo no voy al gimnasio para estar delgada, sino porque despejo la mente y me hace sentir bien.

Luego están los que te dicen que has engordado con tonito condescendiente: “has engordado, ¿no?”. Que deben pensar que no tenemos espejos en casa. Ni báscula.  Aunque no hablo por mí, que yo no estoy gorda. Aprovecho la ocasión para reivindicar la palabra, que ahora lo llaman tener un “cuerpo no normativo” y yo, si fuera el caso, prefiero que me llamen gorda que, al menos así, lo entiende todo el mundo.  Pues eso, que tengo un IMC saludable. Podéis saludarlo, si lo veis.  

Como mujer, me siento muy incómoda con este tipo de mensajes que parece que no podemos esquivar ni debemos ignorar. Además, poner el foco en algo tan superficial contribuye a distorsionar la imagen de la mujer actual. Más, si cabe, que los filtros de Instagram. Hay mujeres de todo tipo, y no hay tipos correctos y tipos incorrectos. Otra obviedad.

Resumiendo, que esto es muy gordo: lo que hay que alimentar bien es el cerebro. Solo así evitaremos que nos coman la cabeza con esos mensajes basura.

Que no nos engañen: lo importante es la cordura, con c.

pd: dejadnos comer en paz.


 

 

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario